contactor

El contactor.

El contactor es un dispositivo electro-mecánico de mando, que actúa de forma similar a un interruptor, y puede ser gobernado a distancia, a través del electroimán que lleva incorporado.

El contactor lleva como elementos esenciales:

a) Contactos principales: usados para alimentar el circuito de potencia.
b) Contactos auxiliares: empleados para alimentar a la propia bobina y a otros dispositivos de mando y lámparas de aviso.
c) La bobina: es quien realiza la apertura o cierre de los contactos, ya sean los principales o los auxiliares.

Además, al contactor se le puede incorporar una serie de complementos, los cuáles, enriquecen su dinamismo y seguridad:

a) Módulos de contactos auxiliares: como el propio nombre indica, se le puede incrementar el número de este tipo de contacto.
b) Módulos de retención: para mantener el contactor en posición de cierre.
c) Módulos de interconector: eliminan las sobretensiones originadas al desconectar el contactor, ya que podría estropear la electrónica que este asociada al circuito de potencia.
d) Módulos de varistor: también llamado RC. Debe ser conectado en paralelo con la propia bobina; y su objetivo no es otro que anular las sobretensiones provocadas por la bobina.

Si añadimos un relé al contactor, y colocamos fusibles en cada fase de entrada, conseguimos tener un guardamotor.
La nomenclatura para el contactor:
a) KM con subíndice numeral. Ejemplos: KM 1, KM 2, etc.
b) L1, L2, L3 (R, S, T) para las entradas de las fases y, U, V, W para la salida.
c) En los contactos auxiliares, los números impares son para las entradas y los pares para las salidas.